Marieta, evento fallído. 24/05/15

¡Hola, hola! Tras días, semanas e incluso meses sin tener tiempo alguno para escribir mis esperiencias gastronómicas, vuelvo para CONTAROS MUCHAS que he tenido que ir anotando para que no se me olvidasen compartirlas con vosotros.

Realicé con un mes de antelación  la reserva en Marieta, un restaurante muy de moda en Madrid situado en paseo de la Castellana, confiando que estuviese a la altura de un acontecimiento que para mí es muy importante, el cumpleaños de mi madre. Como es lógico todos pensaréis que ya que me moleste en reservar con tantísimo tiempo de antelación e indicando que era para un cumpleaños me dieron la mejor mesa del local, EEEEEERROR, no sólo me tuvieron esperando 5 minutos nada más llegar porque iban “a buscar mi mesa” si no que, me dieron la mesa junto a la puerta de la entrada, con el consiguiente paso de la gente al entrar. 

A continuación pedimos las croquetas de rabo de toro y el sushi de calamares a la romana para compartir ¡un verdadero acierto! Los dos platos muy originales y con una presentación excelente.

 

Sushi de calamares a la romana con crujiente de ajo

 

croquetas de rabo de toro

 

El rico sabor que nos dejó el entrante se nos fue olvidando según pasaban los tres cuartos de hora que tardaron en servirnos los segundos, los cuales no estuvieron muy acertados.

 

Costillas en salsa Bourbon con gajos de patatas

 

¿O más bien sopa de salsa bourbon con costillas? La salsa disimulaba sin duda, la poca calidad de la carne.

 

Marieta’s burger

No se puede servir una hamburguesa más pequeña que el pan y menos poner un pan de chapata muy duro, pues lo hace difícil de ingerir para el comensal. La cebolla muy basta. El plato frío. La carne al igual que las costillas, de poca calidad. En cualquier restaurante “low cost” de hamburguesas podemos encontrarnos un plato mejor, menos “cuqui”, pero con mucho más sentido y calidad.

Mini-kebabs en pan de pita.

 

Un tanto insulso. Tienen mucho que aprender de la cadena de restaurantes “Instambul”.

El postre, pedí previamente al camarero que nos trajese tras terminar los segundos la “Maceta de tiramisú de Marieta” con una vela que les dí. Por desgracia se me olvidó hacer foto por el momento en familia de dar el regalo. La presentación simulaba a la perfección una maceta, el queso mascarpone muy ligero y el bizcocho estaba mojado en café en su justa medida.

A la hora de pagar, tuvieron el detalle de rectificar sus fallos del pésimo servicio que nos ofrecieron, invitándonos a las tres cervezas que pedimos entre el primero y el segundo para hacer mas amena la espera y también al postre.

Finalmente mi reflexión es que cuando se pone de moda un restaurante y tienen mucha demanda, se descuida la calidad y el nivel de servicio prefiriendo atender a más clientes. El problema reside en que en vez de fidelizar al cliente, hacen como en mi caso que NO QUIERAN REPETIR la experiencia con ellos. “La moda acaba pasando…”.


¡OS ESPERO EN EL SIGUIENTE POST REPETIDORES!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s