Un poco de mi inspiración, un poco de setas…

  • ¡Hola, hola! Estoy en época de exámenes y apenas tengo tiempo para escribir, pero sí para mi hobbie favorito: Degustar. En este caso os presento un producto que sé apreciar por mi “pequeña wikipedia gastronómica”, mi maestro, mi inspiración; mi padre. Y antes de que se me pase la época, os presento…¡A LAS SETAS!

    image1

    (foto: Tricholoma nudum)

    (Fuente: Propia)

    El otro día, mi padre para su sorpresa encontró estos maravillosos ejemplares de tricholoma nudum, también llamada “pie azul”. Yo no la conocía, se trata de una especie muy común en toda España, es una seta otoñal pero que también puede aparecer en la primavera. Crece cuando la estación está muy avanzada pero según las fuentes de información a las que he recurrido, no es raro encontrarlo fuera de esta época.

    Es una seta propia de las zonas de especies caducifolias, aunque también aparece en praderas o en los bosques de coníferas. Suele camuflarse y tener protección contra las heladas entre las hojas caídas, por lo que es una seta que resiste bastante el frío.

    Esta especie de hongo es óptimo para prepararse de todas las maneras que enseña el arte culinario, pero debido a su carnosa, fuerte textura y su intenso sabor, es preferible mantener sus características para poder saborearlo correctamente, combinándolo con; setas de sabor más suave, en revuelto o simplemente a la plancha.

    IMG_4216

    (fuente: Propia)

    También trajo:
    – “Lactarius deliciosus” o más conocidos como; Níscalos. Los cuales cocinó y fueron la estrella principal de un guiso común procedente de Castilla; “Patatas con Níscalos” con su distinguido toque “picantito” que le aporta la guindilla.

    IMG_4214

    (fuente: Propia)

    – Boletus edulis o “Calabaza” es de las que son de sombrero marrón, la que posee el tallo más ancho.
    – Boletus picnícola la diferencia de la edulis su tallo más fino.

    IMG_4213

    (fuente: Propia)

    – Gardu Ziza o “Seta cardo” es la que tiene el distintivo color carbón.

    IMG_4215

    (fuente: Propia)

    Estas tres últimas con motivo de mantener sus cualidades y aprovechando el jugo que desprende al hacerla a la plancha con aceite de oliva virgen extra, la paladeamos en un pan tostado cortado fino.
    No podría decidirme por ninguna de ellas ya que cada uno de sus sabores es totalmente característico.

    IMG_4218

    (fuente Propia)

    Finalmente, os presento el hongo al que más aprecio tengo; Tartufo Bianco, también son conocidas como “trufas blancas del Piamonte” o “Oro blanco”, ya que alcanza el mayor precio en el mercado, pudiendo pagarse por kilogramo entre 3000 y 6000€. Esta trufa es procedente del Piamonte, pero se localiza en diferentes zonas de Italia y en una de Eslovenia, Istria.

    white truffle

    (foto: Tartufo Bianco)

    (fuente: flavourartexpress)

    Tiene una superficie suave, de color ocre pálido o ligeramente amarillenta y la pulpa presenta un color marrón claro con vetas finas. Tiene un olor intenso muy característico, tanto que aún perdiendo el aroma al ser cocinado, su sabor queda perfectamente impregnado en el plato.

    IMG_4222

    (foto: Bote de Tartufo Bianco traído directamente desde Florencia)

    (fuente: Propia)

    A diferencia de la trufa negra, la trufa blanca piamontesa no se puede cultivar, sólo se conservan frescas unos pocos días. Su época de crecimiento es muy corta, dependiendo mucho del clima, entre el final del verano y la entrada del invierno. Algunos años se encuentran en grandes cantidades, mientras que en otros apenas hay ejemplares.

    La trufa blanca, es una auténtica rareza y a la vez un gran descubrimiento culinario. He tenido la suerte de poder disfrutar de este “acontecimiento gastronómico” desde muy temprana edad, pudiendo afirmar que mi plato favorito son los famosos spaghetti al tartufo bianco de mi chef; Papá. (Elabora la pasta “al dente”, acompañada por una cremosa salsa de nata, este magnífico hongo y queso parmesano).

    Os dejo la foto de un plato de raviolis aderezados con aceite de trufa blanca comprado en un mercado local londinense y queso parmesano rallado.

    image2

    (Fuente: Propia)

    Pese a que la publicación de mis entradas estén reducidas hasta Navidades, sigo apuntando todas las experiencias gastronómicas, eventos de moda relacionados con la cocina y psicología del consumidor a la hora de escoger entre unos productos alimentarios y otros de lo que os quiero hablar muy pronto, en “mi agenda” (si, aunque sea joven, agradezco más un papel que una “e-libreta”), ¡Os espero en todas mis publicaciones y tengo muchas sorpresas preparadas!

  • Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s